martes, 8 de junio de 2010

Reencontrarla en el mar.

.
Pinchar para escuchar: Wei Li Yang - Álbum: Tai Chi - Pista: Free Hands




Cuando gritando en cada rincón de cada calle se vuelve insoportable su ausencia
dejo que mis pasos me lleven de vuelta hasta el mar.

Tal es mi ansía de reencontrarla
que puedo oír como este con cada ola pronuncia su nombre...

que con cada ola puedo sentir como late su corazón...

A medida que mis sentidos se pierden en el mar
es como si volviera a encontrarla...

y a perderme de nuevo en ella.



































































10-05.066.2 / 10-05.066.3 / 10-05.061.3-
Tomadas el 25 de abril del 2010 desde el Paseo Marítimo Juan Aparico, Torrevieja, con una compact de 4 MP.


Creative Commons License

13 comentarios:

  1. Unas fotos preciosas. ¿Existen eso s colores en la realidad?

    ResponderEliminar
  2. Hola MCarmen,
    Gracias por tu visita,y por tu apreciación de las fotos.
    Los colores de las dos primeras son naturales.Solo he intentado con mis programas compensar un poco las muy limitadas prestaciones de mi cámara.La tercera es la misma toma que la segunda,pero en este caso con los colores bastante manipulados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ainssssssss! Con lo que necesito mi mar ¡y tu me pones estas fotos! ¡encima con banda sonora!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Hola amiga laMar,
    me alegro si las fotos y la música te han gustado
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. El mar es un gran sedante y con estas fotos todavía más.

    Un sadudo

    ResponderEliminar
  6. Que técnica has utilizado para la tercera foto? son todas muy bonitas, como añoro el mar.. pero la tercera tiene unos colores preciosos!

    ResponderEliminar
  7. Javier,
    El mar tiene virtudes que pueden parecer mágicas.
    Un saludo

    Hola Mar,
    Principalmente con el "contraluz" de PhotoScape",y luego jugando con la saturación y la exposición para el toque final.Nada del otro mundo :) Ah...Me he servido también para que resalte un poco más la roca de la derecha de la posibilidad que hay con el Paint.Net para aplicar solo dónde quieres los ajustes (en este caso modificando un pelín el brillo).
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. El mar nos provoca relajo, paz. Cada vez que me instalo en las rocas y me pierdo en sus olas, el sentido va más allá de lo real, por eso cuando estamos confundidos, desesperados, lagrimosos, buscamos el vientre del mar, sentir sus sonidos es recuperar el tic tac del corazón materno, y eso nos calma.
    Un abrazo...Las fotos preciosas.

    ResponderEliminar
  9. Preciosas fotos Sagitaire...es que la mar es sorprendente...nos regala día a día un color nuevo, su olor a sal y nos cambia el ánimo...dicho esto...me voy a dar un paseíto por el Paseo Marítimo porque me apetece...besos

    ResponderEliminar
  10. El mar, cuando se observa desde tierra, tiene la habilidad de acompañar en la soledad, de incluso responder a esas preguntas que resuenan en el interior, no pocas veces he recurrido a él y al sonido de las olas que comentas, para resolver algún problema o para decidir ante una duda.

    un abrazo sagitaire

    ResponderEliminar
  11. Bellas tomas de la mar pero me quedo con lº,la que me invita a navegar junto con la exquisita música
    Cálido abrazo
    XANA

    ResponderEliminar
  12. El mar es un lugar muy adecuado para relajarse y dejar fluir la mente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Excelente post, Amigo.
    El texto, la música, las fotos...
    Mis felicitaciones.
    Muy Bueno!
    El texto de una sensibilidad increíble. La música perfecta. Y las fotos espectaculares.
    Y tenés razón: el mar tiene virtudes que pueden parecer mágicas. Es algo asombroso.
    Yo nací y aún vivo en una ciudad de Argentina (Mar del Plata)y viví dos años en Málaga (España). Siempre, toda mi vida la he pasado junto al mar. No me puedo ni imaginar vivir sin el mar cerca.
    Un fuerte abrazo.
    Bife.

    ResponderEliminar

Gracias por su visita y por comentar.
Merci pour la visite et pour commenter.